jueves, 10 de noviembre de 2011

Básico Sobre Litha

Litha (Pronunciado "LITH-ah") es uno de los sabbats menores wiccanos y usualmente es celebrado el 21 de Junio, pero varía su celebración entre el 20 y el 23, dependiendo de la rotación de la tierra alrededor del sol. De acuerdo con el calendario del folklore antiguo, el verano comenzaba en Beltane (primero de mayo) y termina en Lughnasadh (1° de Agosto), Con el solsticio de verano en el medio de los dos, siendo este el Pleno Verano. Esto tiene más sentido que sugerir que el verano comienza el día en el que el poder del sol comienza a decrecer y los días se hacen más cortos.
Otros nombres comunes para esta festividad son Solsticio de Verano o Pleno Verano, y celebra la llegada del verano, cuando las horas de la luz del día son mas largas. El sol está ahora en el punto más alto antes de comenzar su viaje a la oscuridad. Otros nombres para este tiempo en la rueda del año son Alban Heruin, (calendario Druida), Alban Hefin (Tradición anglo sajona), Bendición del sol, Día del Acopio (Gales), Whit Sunday, Whitsuntide, Vestalia (Antigua Roma), La fiesta de Epona (antigua Galia), Día de todas las parejas (Grecia), y día de San Juan. Los Pecti-Wiccans escoceses celebraban Feill-Sheathain el 5 de Julio. En la tradición Italiana de Aradian Strega, este Sabbat (las brujas Strega las llaman Treguendas en lugar de Sabbats) es conocida como La Fiesta dell'Estate (fiesta de verano). Los escandinavos celebran esta fiesta en una fecha posterior y la llaman Thing-Tide (cosa marea). En Inglaterra, el 21 de Junio es "el día de Cerridwen y su caldero". En Irlanda, este día esta dedicado a la diosa ninfa Aine de Knockaine. Y finalmente, en el norte de Europa se celebra el "día del el Hombre verde".

Es un tiempo para celebrar tanto el trabajo como el placer, es un tiempo para los niños y para los juegos de niños. Es tiempo de celebrar el final del año creciente y el comienzo del año menguante, en preparación de la cosecha por venir. El Pleno verano es tiempo de absorber los rayos calientes del sol y es otro Sabbat de fertilidad, no solo para los humanos, sino para los brotes y animales. Los wiccanos consideran que la Diosa en esta época esta embarazada por haber cohabitado con el Dios en Beltane - el honor es dado a ella. El dios sol se celebra porque está en su cenit en el cielo y celebramos su aproximación a la paternidad - el honor es también dado a él. Las hadas abundan en esta época y se acostumbra a dejarles ofrendas como comida y hierbas en la tarde.


De acuerdo al antiguo calendario pagano, el verano comienza en Beltane y termina en Lammas/Lughnasadh. El solsticio marca entonces su punto máximo. Es el apogeo del tema que desde Imbolc venimos preparando; el fin de la oscuridad, de la esterilidad, y el comienzo de la época más fértil, donde todo se renueva, al calor del amor y la pasión de los Dioses. El nombre Litha es relativamente moderno, probablemente derivado de la palabra sajona que significa "el opuesto de Yule".


Entre las muchas asociaciones míticas de la fecha la más importante es la del Dios-Sol, que alcanza entonces el pico de su poder. Algunos autores (por ejemplo los Farrar) asocian esta fecha con la derrota del Dios solar por su gemelo, el Dios oscuro, pero la tradición gala muestra que esto recién ocurre en Mabon o bien Samhain. De todas formas, resulta interesante considerar el hecho de que todas las cosas, pasado su apogeo, tienden naturalmente a la decadencia; así como la luz del sol a partir del solsticio sólo decrecerá (la muerte en la vida), también al llegar a su día más débil, sólo crecerá (la vida en la muerte). El ritmo eterno del sol es el mismo de la vida humana, y el mismo que mes a mes repite la luna.


Los dos símbolos más importantes de este sabbat son la espada (símbolo del Dios solar) y el caldero (símbolo de la Diosa en su plenitud)


Es un buen momento para practicar magia de todo tipo, ya que es el inicio de una nueva "marea psíquica", de tono más calmo y estable que las de los equinoccios.


Tradicionalmente era un momento de purificación, donde se solía saltar sobre la hoguera o el caldero para lograr protección, fertilidad, salud, etc. Otra costumbre era quemar símbolos de aquello de lo cual uno deseaba purificarse.


Saludemos al Dios Luminoso, al Rey del Roble en su día de gloria, pidamos que su poder colme y purifique nuestro ser, y sepamos que todo lo que nace y crece debe también morir. Y así como ha de morir, ha de renacer.