viernes, 12 de agosto de 2011

Segundo Chakra SVADHISTHANA o Chakra Sacro (Svādhihāna स्वाधिष्ठान)

 
Significado: sensitividad
Número de pétalos en la flor de loto: seis
Situada en: bajo el ombligo
Elemento: agua
Animales: pez y cocodrilo
Cuerpo Celeste: Luna
Color: naranja brillante
Piedras: ámbar, piedra de luna, citrino, topacio dorado
Música: sonidos de agua o música fluida y sedante
Mantra: Vam
Mándala: media luna hacia arriba plateada
Arquetipo: Eros
Tema central: emotividad y sexualidad
A este chakra se lo asocia con las glándulas suprarrenales. Gobierna la circulación de los fluidos del cuerpo. Está ligado al mundo emocional y la sexualidad, es el chakra donde se guarda la información de todos los recuerdos de nuestro pasado; de las emociones más mundanas y menos espirituales que nos afectan con igual importancia que el resto. Al ser el chakra relacionado con la sexualidad; por añadidura también está ligado al conflicto entre sexos; como así la afectividad, la capacidad de mostrar afecto y recibirlo.

Capacidad de dar y recibir amor y placer en una relación de pareja. Está relacionado con la calidad del amor hacia la pareja que puede tener la persona. Este chakra se encuentra situado a la altura debajo del ombligo. Su elemento es agua. Como Muladhara ejerce su influencia en las glándulas sexuales y suprarrenales. También está relacionado con el abdomen, intestinos, riñones, vejiga y órganos sexuales. Está estrechamente vinculado con las manos (karmaindriya).

El equilibrio de este chakra confiere la sublimación de las pasiones, la ira, el odio, la cólera, la violencia y los miedos, transformándolas en amor, compasión, bondad y sentimientos pacíficos. En cambio su desequilibrio es causante de diversos desordenes sexuales, así como falta de creatividad, dolor, búsqueda desmedida de placer, agresividad y problemas en órganos abdominales. Es el centro del cambio, de la creatividad, del impulso y energía sexual y de los placeres; también se relaciona con la sociabilidad. Representa el sentido del gusto. En las enseñanzas hindúes, se hace mucho hincapié en el celibato (brahmacharya) con el propósito de transmutar el impulso sexual con una tendencia descendente en cuanto a la energía se refiere, en energía espiritual (oyas Shakti) con tendencia ascendente.

Esta energía asciende por sushumna nadi hasta el cerebro donde permanece acumulada incrementando la conciencia espiritual. La transformación de la energía sexual en oyas Shakti es propiamente una sublimación, y no una represión de las pulsiones sexuales que conllevan a desórdenes psíquicos y somáticos de diversas índoles, así como también a un retorno de lo reprimido. El chakra sacro actúa como pareja del chakra púbico y en los puntos en que se unen estos centros delantero posterior, en el corazón el chakra espina dorsal, la fuerza vital muestra su segundo impulso físico y su finalidad más poderosa: la del deseo de la unión carnal. Esta poderosa fuerza rompe las barreras autoimpuestas entre dos personas y las acerca. Por tanto, la sexualidad de cada persona está conectada con su fuerza vital (esto se aplica naturalmente a todos los centros: cualquiera de ellos que esté bloqueando, bloquea también la fuerza en el área relacionada).

Cuando un hombre tiene bloqueado este chakra es frecuente que el flujo energético se interrumpa, se atasque o se reencause hacia la espalda, al exterior el chakra sacro, de manera que en el orgasmo, se disparará la energía por la parte posterior del chakra en vez de por el pene. Esta experiencia es dolorosa en ocasiones y ello produce aversión al orgasmo y evitación del coito, lo que a su vez provoca dificultades en otros niveles con su cónyuge, como sucede con la mujer no orgásmica. Naturalmente, a causa e la ley de vibración en la que los iguales se atraen, estas personas suelen juntarse y compartir sus problemas. Con demasiada frecuencia una falsa solución ha consistido en culpar a la otra persona y buscar otra pareja. Lo único que se consigue con ello es perpetuar la situación hasta que la persona reconozca que posee un problema y pueda empezar el trabajo de desenterrar las imágenes o creencias originarias.

No es inusual que uno de los centros esté abierto el otro no, muchas veces esa es la forma en que los pares (frontal y posterior) de chakras funcionan en la mayoría de las personas. Lo cual produce un exceso de funcionamiento en uno y un defecto en otro, ya que la persona no es capaz de hacer que los dos aspectos del chakra funcionen al mismo tiempo.



El Svadhisthana chakra tiene gran energía que al estar equilibrada se transforma en energía creativa.

Primer Chakra Raíz MULADHARA (mūlādhāra मूलाधार)


Significado: raíz
Número de pétalos: cuatro
Situada en: base de la columna vertebral
Elemento: Tierra
Animales: elefante, buey y toro
Cuerpo Celeste:
Saturno

Color: rojo brillante
Piedras: granate, hematites, pirita, rubí
Aromas: rosa, jazmín, clavo, sándalo
Música: sonidos de la naturaleza o primitiva con tambores
Mantra: lam
Mandala: cuadrado amarillo
Arquetipo: la madre tierra
Tema central: instinto de supervivencia

El chakra raíz se relaciona con el mundo material, el arquetipo es la madre tierra y por lo tanto debe estar en completa conexión con ella. En este chakra exploramos todos los asuntos referidos al dinero, la alimentación, el hogar, el cuerpo, deseos materiales, la seguridad. El primer chakra Muladhara, se considera el centro de las energías psíquicas y es el chakra de la base o la raíz, vinculado a la existencia terrenal.

Este chakra está situado en la base de la columna, en la zona del Coxis. Su nombre en Sánscrito significa Fundación, es por eso que está asociado con la seguridad, con los fundamentos del templo humano, con la sede de la fuerza vital. Es un chakra que está orientado verticalmente al igual que el séptimo chakra, con el cual forma un dipolo energético que conduce la energía de la Voluntad, el primer aspecto de la deidad.

Su sílaba mántrica asociada es LANG. Es de color rojo intenso cuando su vibración es saludable, y asociado con la nota fundamental de la escala musical, es un centro de energía de gran importancia, encargado de vitalizar todo el sistema energético aunque, según la tradición esotérica, es el último en despertar, en activarse completamente (un centro activo que conduce energías de la conciencia integrada, mientras no es despertado, tiene funciones automáticas, similares a las de las funciones vegetativas del organismo humano).

Se le considera un loto de cuatro pétalos. Es visualizado como una esfera de energía en la que se inscribe una cruz de líneas de fuerza. Este centro de energía, está relacionado con el prana planetario, aquello que la tradición acupuntural denomina energía ancestral. Forma tres triángulos energéticos muy importantes. El primero de ellos, se vincula con las plantas de los pies, en donde se encuentran sendos chakras secundarios, a través de ellos, absorbe el prana planetario, la energía de la tierra que mencionamos anteriormente y la impulsa hacia arriba energetizando el organismo. La primera etapa de este ascenso se encuentra en la unidad formada por los riñones y las suprarrenales (sus órganos asociados). Con ellos forma un segundo triángulo energético y desde allí, a través de un nuevo triángulo que los riñones forman con el tallo cerebral, asciende esa energía, también llamada reticular, hasta la medula obolongata en el tallo cerebral.

Estos triángulos se denominan triángulos de energía reticular, la energía de la materia. En personas deprimidas, con síndrome de fatiga crónica y con problemas del metabolismo del agua, puede utilizarse la visualización de este sistema de triángulos en estados meditativos, impulsando mentalmente la energía en un sentido ascendente por ellos hasta el cerebro, para mejorar su estado energético general y luego, distribuyéndola a través del sistema nervioso por todo el organismo.

En el chakra Muladhara reposa, latente, una de las energías fundamentales de la vida, llamada por los antiguos hindúes, Kundalini. Este fuego de la materia, es llamado también fuego serpentino porque se le representa como una serpiente enroscada en la base de la columna. Su despertar natural ha sido asociado con el estado de iluminación mística, Nirvana, Samadhi. La activación natural de este chakra se consigue gracias a una vida armónica, coherente, responsable, en fin, comprometida con el crecimiento interior y el servicio desinteresado. Intentar despertar esta energía de manera forzada, a través de mántrams y ejercicios puramente mecánicos, puede acarrear la destrucción de los sutiles velos etéricos que garantizan la integración de la conciencia. Se advierte que su despertar prematuro puede producir trastornos físicos y síquicos de extrema gravedad. Es por esto que no se recomienda la meditación concentrada en este centro de energía.

Muladhara chakra está asociado con las funciones de supervivencia, con las necesidades físicas, con el placer y la sexualidad, arraiga la conciencia al plano físico, tanto con nuestro propio cuerpo como con la Tierra, a su vez está relacionado con el sentimiento de seguridad y estabilidad. Se asocia con el sentido del olfato. Este chakra controla las gónadas y las glándulas suprarrenales. Gobierna el sistema excretor (en relación con apana), así como el esqueleto, dientes, uñas y cabellos.

Se encuentra en estrecha vinculación con los pies (karmaindriya) que son nuestra conexión con la Tierra Es la base para la existencia en el mundo material y de la cohesión física. Un bloqueo en este chakra, produce una excesiva identificación con lo material, o, al contrario, una falta de basamento físico, inestabilidad y excesivo centramiento en fantasías. Cuando se halla equilibrado permite "tener los pies en la tierra", y mantener la salud del cuerpo.

En este chakra yace dormida la Kundalini Shakti o Fuerza Cósmica, cuando Kundalini despierta tiende a ascender hacia la cabeza por Sushumna nadi, situado en la columna vertebral, despertando a su paso los diferentes chakras o centros energéticos. Para posibilitar el camino ascendente tiene que abrirse el Brama granthi -nudo de Brama- que se encuentra en este chakra bloqueando Sushumna nadi. La kundalini es una energía invisible e inmedible representada simbólicamente por una serpiente que duerme enroscada en este chacra. Esta energía, sube verticalmente por medio del fluido espinal, a través de la columna vertebral, y alimenta el cerebro, modulando su actividad. Es una energía evolutiva, y según el grado de activación en el individuo, condiciona su estado de conciencia. Se emplean técnicas respiratorias, mantras, asanas que con la práctica regular logran despertarla.

Nadie ha de despertar Kundalini sin haber purificado sus nadis o tubos energéticos por medio de una práctica o sadhana intenso, que requiere llevar una purificación en todos los niveles psico-físicos del hombre. Un despertar de Kundalini sin la preparación debida, puede llevar a desequilibrios irreversibles en la psiquis. Es por ello que el camino más efectivo y seguro hacia este despertar ha de ser una práctica regular de Hatha-Yoga, Pranayama, meditación, alimentación vegetariana y una atención completa al proceso del cotidiano vivir.